¡Por supuesto! En albo, tu información personal y financiera está segura en todo momento.

albo continúa operando en términos del artículo octavo transitorio de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, en espera de recibir la autorización definitiva que nos acredite como Institución de Fondos de Pago Electrónico.


A pesar de que la operación actual no está supervisada por las Autoridades mexicanas competentes, albo al ser una empresa que ha solicitado en tiempo su autorización para operar como una institución de tecnología financiera, cumple con las obligaciones y requerimientos que la LRITF establece para aquellas empresas interesadas en obtener dicha autorización.


No obstante lo anterior, ni el Gobierno Federal ni las entidades de la administración pública paraestatal podrán responsabilizarse o garantizar los recursos de los clientes que sean utilizados en las operaciones que celebre  con albo o frente a otros, así como tampoco asumir alguna responsabilidad por las obligaciones contraídas por albo o por algún cliente frente a otro, en virtud de las operaciones que celebren. En este sentido, se informa que las cuentas de los clientes no están aseguradas por ningún tipo de seguro de depósito